La leyenda de Sant Jordi y el dragón

15 d abril d 2016

Sant Jordi es patrón de Cataluña y encontramos celebraciones en su honor en varios puntos de su geografía, por ejemplo: en Alcoi y Banyeres de Mariola (fiestas de Moros y Cristianos), Banyeres de Mariola, Montblanc (actos de la Semana Medieval ), Puigverd de Lleida (fiesta medieval), etc…

En Barcelona también es un día de celebración, a pesar de que no es festivo, la ciudad se engalana con banderas en los balcones y paradas de rosas, de manera que la ciudad se salpica de amarillo y rojo. Es tradición que los enamorados intercambien un libro y una rosa en señal de cariño.

Según la tradición catalana, nuestro héroe defendió a los habitantes de Montblanc (Conca de Barberá) de un malvado y feroz dragón capaz de nadar, volar con un aliento tan pútrido que envenenaba el aire de toda la población. Los habitantes de la villa estaban realmente aterrorizados. De su desesperación surgió la idea de ofrecerle una persona que le sirviera de cena para que les dejara tranquilos el resto del día, a ellos y a sus vacas, ovejas y cabras, ya que el animal era bastante voraz. La idea pareció agradar al dragón, pero la tarea de elegir la víctima diaria empezó a complicarse al segundo día, en la que ningún voluntario se presentó para el papel, y se decidió celebrar un sorteo diario para decidir quien era el elegido.
Durante mucho tiempo siguieron con este método y todos vivieron más o menos tranquilos. Pero un día le tocó el turno a la hija del rey, la bella y joven Cleodolinda. Así que nuestra amiga se encaminó hacia el lago donde moraba la fiera mientras todo el vecindario lloraba amargamente su partida. A medio camino se le presentó nuestro caballero en su caballo blanco. Cleodolinda, muy preocupada, le aconsejó que huyera para evitar ser devorado por el monstruo. Pero él le dijo que había venido expresamente a salvarle a ella y a todo el pueblo de la criatura que les aterrorizaba dia y noche. La fiera apareció de repente y después de una encarnizada lucha, Sant Jordi le clavó la lanza dejándole malherida. Tras atarle una soga al cuello, se la ofreció a Cleodolinda y los 3 se encaminaron de regreso al castillo. Una vez en la villa, remataron al dragón para regocijo de todos los vecinos. De la sangre que brotó, surgió un rosal de rosas rojas hermosas como ningunas vistas hasta entonces.

Sant Jordi cortó la rosa más bella para la princesa y desapareció misteriosamente.

Seguidores en Facebook

Restaurante vilmar

HORARIO:

Lunes: 10:00 h – 22:00 h
Martes: 10:00 h – 22:00 h
Miércoles: 10:00 h – 22:00 h
Jueves: 10:00 h – 24:00 h
Viernes: 10:00 h – 24:00 h
Sábado: 10:00 h – 24:00 h
Domingo: Cerrado

CONTACTO:

Dirección: Carrer del Rosselló, 209,
08008 Barcelona
Teléfono: 936 67 81 98

SOCIAL MEDIA: